Emociones, sentimientos, ideas, carisma, carácter, belleza. Todo eso se puede expresar en un retrato, cuando lo que se quiere capturar no es sólo un rostro, sino también el alma.

Amo los retratos, porque me permiten conocer gente maravillosa, y mostrar a través de mis fotos mi forma de ver lo mejor de ellas.