Con el tiempo, después de ir conociendo modelos y haber hecho sesiones, hay ciertos temas que surgen con frecuencia. Pequeños detalles a tener en cuenta para que una sesión se pueda organizar y realizar de la forma más cómoda para todos. Trataré de recopilar algo de esa experiencia en las siguientes recomendaciones. Tanto si estás aprendiendo cómo ser modelo, o si ya tenés experiencia, estos consejos pueden ser útiles para que cualquier sesión sea algo inolvidable.

Recomendaciones generales

Aunque todas las fotos pasan por un proceso de edición, Photoshop no puede reemplazar un buen cuidado personal de la modelo. Puede parecer obvio, pero es bueno aclarar lo importante que es asistir a la sesión con el pelo bien lavado y peinado, dientes limpios, uñas bien pintadas (o sin pintar, pero nunca con esmalte despedazado), y depilación en las partes que van a verse en las fotos (cejas, axilas, etc.). Es importante saber que hay cosas que se pueden arreglar en edición, y otras por las cuales una foto se puede descartar directamente. Y el cuidado de esos detalles se nota muchísimo en el resultado final. Así que… a prepararse!

Sesiones al aire libre

Ropa: Lo ideal es preparar anticipadamente las prendas que se usarán para las fotos, y las combinaciones que se pueden hacer entre ellas. Teniendo en cuenta que siempre coordinamos con anticipación el estilismo que se hará, es importante preparar de antemano el bolso con lo que se usará. Esto evita que la modelo tenga que cargar con un bolso enorme lleno de cosas que luego no va a usar. Hay que pensar en combinaciones. Por ejemplo, un pantalón jean puede combinarse con una remera, una camisa, un top y hasta una campera, agregando algún accesorio como sombrero, anteojos, pañuelos, que pueden cambiar totalmente el look, y todo con el mismo pantalón. Lo importante es evitar que la modelo vaya excesivamente cargada con cosas innecesarias.

Lugares para cambios en exteriores: Dado que normalmente coordino con anticipación la zona y los lugares que usaremos para las fotos, ya sabremos también con qué lugares contaremos para realizar los cambios de ropa. Dependiendo de la zona, a veces se puede usar el baño de un bar o casa de comidas rápidas, pero en otras zonas puede que no contemos con esas comodidades. Para esas situaciones, es importante pensar en prendas que se puedan cambiar en la vía pública, sin necesidad de que la modelo se desnude, y dejar esos cambios extremos sólo para cuando se cuenta con algún lugar más reservado para el cambio. En fotos en estudio o locaciones normalmente no tenemos esos problemas, ya que cuentan con espacios privados para cambiarse.

Calzado: Dependiendo del estilismo y de la zona elegida para las fotos, en algunos casos se podrá usar una zona de pocas cuadras, y en otras habrá que caminar más. Aunque trato de que el recorrido no sea más de 10 o 15 cuadras, hacer esas caminatas con unos zapatos incómodos puede ser un problema. Por eso es conveniente llevar zapatillas. Si van con el estilismo de las fotos, se usarán para la sesión, y si el estilo es diferente, se puede caminar con las zapatillas y cambiar el calzado para el momento de las fotos. Es mejor cargar con un par de zapatillas, antes que sentirse incómoda por caminar 10 cuadras con tacos.

Descanso: Es importante asistir a la sesión habiendo dormido bien la noche anterior. Es preferible evitar salir a bailar o trasnochar antes de realizar las fotos. El descanso insuficiente genera ojeras, y si además tomaste bebidas alcohólicas, esto afectará el color y la textura de la piel. Resolver esos problemas al editar las fotos puede significar un trabajo de horas por cada foto, lo cual se puede evitar simplemente descansando bien la noche anterior.

Desnudo y lencería

Entrevista: Para sesiones de desnudo, sea total o parcial, o en fotos de lencería, prefiero tener una entrevista previa a la sesión. En otros tipos de sesiones también lo suelo hacer, pero especialmente para las fotos de desnudo, lencería o cualquier tipo de fotos «sugerentes», es importante conocernos en persona antes de la sesión. Esto es para que al momento de hacer las fotos no seamos completos desconocidos. Además, es vital ponernos de acuerdo en lo que se va a hacer, lo que al modelo le resultará cómodo, qué cosas no se anima a hacer, etc.. Teniendo claros los límites de antemano se pueden evitar situaciones incómodas al momento de hacer las fotos. De esa forma todos nos quedamos tranquilos, y aseguraremos un resultado acorde a las expectativas.

Menstruación: Es importante que las modelos tengan en cuenta su fecha prevista de menstruación al momento de coordinar la sesión. Normalmente hay que reservar el alquiler del estudio, y otros temas que se deben organizar con anticipación. Por eso se deben evitar esos días en los que la modelo ya sabe que no podrá hacer este tipo de fotos.

Ropa interior: Si la sesión es de denudo completo, es conveniente evitar ropa interior muy ajustada. Ese tipo de ropa produce marcas, que dependiendo del tipo de piel pueden tardar varias horas en desaparecer. Por eso es mejor optar por ropa interior un poco más suelta, o si fuera posible, ir sin ropa interior.

Acompañantes: Dado que las sesiones de desnudo o lencería son algo delicadas, para evitar malos entendidos y situaciones incómodas, es recomendable que la modelo vaya acompañada de una o dos personas de su confianza. Puede ser una hermana, prima, tía, o incluso su madre o su novio (siempre que sean personas que entiendan el sentido artístico de las fotos que se harán, y no sean ellas quienes generen un clima de confusión). Esto es importante para que la modelo se sienta cómoda en todo momento, aunque todo depende de cada una.