En la fotografía boudoir (en francés significa «tocador») se busca mostrar la sensualidad y feminidad de la mujer. A veces se la confunde con la fotografía de lencería, como la usada en publicidades, o incluso con fotografía erótica. Pero en realidad no tiene nada que ver con eso. La fotografía boudoir es algo que hace una mujer, no para otros, sino para sí misma. Es un acto de amor propio, y fortalece mucho la autoestima. Es algo que toda mujer debería realizar al menos una vez en su vida. Ayuda a explorar partes de su propia persona que muchas veces tiene escondidas. Es una experiencia única para cada mujer.