No hay nada más hermoso que el cuerpo humano. Con la ayuda de un buen manejo de iluminación en estudio, se pueden lograr expresiones sin límite, y explorar las formas y sutilezas del cuerpo. Una experiencia artística sin igual.